Una mañana sonó el teléfono una vez más, pero esta vez fue diferente.

– Hola! Te llamo de la organización de BodaF Europa, queríamos proponerte que vengas a Madrid a dar una ponencia y un taller como parte del evento BabyF.

– Vale, claro, cuenta conmigo!

Esas palabras resbalaron de mi boca sin que ninguna parte realmente consciente de mi les diera permiso, y ya estaba hecho, en a penas unos minutos mi vida se había vuelto del revés.

No todas las experiencias nos afectan a todos por igual. Yo sabía que esta iba a ser importante para mi, no sólo por la oportunidad profesional, sino también a nivel personal.

Imagino que todos tenemos algo pendiente que nos gustaría superar, algo a lo que nos gustaría enfrentarnos algún día y así poder tacharlo por fin de la lista. Pero afrontar nuestros miedos requiere mucho esfuerzo, y mucha fuerza de voluntad, así que lo vamos dejando pasar. Sin embargo, un gran reto como este, te pone en esa situación de presión que no eres capaz de construir por ti mismo. Necesitamos de esa presión externa que va a exigir algo de ti, un día a una hora, para tomárnoslo realmente en serio.

La única forma de superar algo que te aterra, es enfrentarte a ello. Y una vez conseguido, empiezas a sentir que puedes con todo, porque vencer a tu miedo es la mejor demostración de voluntad y fuerza que puedes hacerte a ti mismo. Más adelante, cuando vuelvas a dudar de tu capacidad, recordarás que pudiste con eso, así que ¿porqué no vas a poder con esto otro? Los que dudamos constantemente de lo que podemos conseguir, necesitamos recordatorios así, una vez tras otra.

Esta es mi conclusión ahora que sé que salió todo bien, pero la realidad es que no había pasado más miedo en mi vida, sobretodo el último mes en el que de forma inconsciente empezó la cuenta atrás en mi cabeza. En los peores momentos me odiaba por haber dicho que si. – ¿Qué necesidad tienes de pasarlo tan mal? – Me decía a mi misma.

Por miedo a no ser capaz de preparar un contenido interesante para los demás, a no saber comunicarlo debidamente, a quedarme en blanco, me preparé hasta la saciedad. Documentándome, escribiendo ideas, rectificando una y otra vez, preparando diapositivas, cronometrándome y ensayando la presentación en bucle hasta estar aburrida y pensar que ya nada tenía sentido. La presión del tiempo que se iba acabando y del miedo a que todo saliera todo fatal, me empujaban a seguir preparando más y más.

La noche anterior a la charla conocí a una gran persona que tras oler mi miedo, me preguntó:

– ¿Te lo has preparado bien?

– Si, creo.

– ¿Crees?

– Bueno, he hecho todo lo que se me ha ocurrido que podía hacer para prepararlo bien.

– Entonces estáte tranquila, si no sale bien no estaba en tu mano, porque ya has hecho todo lo que podías hacer.

Ahora esas palabras me parecen obvias, y es porque tenía toda la razón.

Pero os voy a decir más, ¿no es esto aplicable a cada cosa que hacemos?

¿Qué puede salir mal si estás suficientemente preparado? Si te preparaste debidamente es difícil que algo vaya mal, pero imagina que algo falla, ¿Podrías haber hecho algo para evitar que pasara? ¿Podrías haber previsto esta situación y preparar un plan B? Si la respuesta es que no, tendrás la conciencia tranquila porque no había nada más que pudieras hacer, pero si el motivo es que podrías haberte preparado mejor para esta situación, aprenderás algo muy valioso de esta experiencia y procurarás que no vuelva a suceder en el futuro.

Como decía líneas atrás, ser ponente en BabyF ha sido una de las experiencias más fuertes, y al mismo tiempo, más gratificantes de mi vida, de la que he aprendido muchísimo, y aunque reconozco que no todo fue un camino de rosas, estoy muy contenta de haber respondido a esa llamada con un Si, quiero. Me he probado a mi misma que podía con esto, y que podré con muchas más cosas!

Espero que mi experiencia os anime a decir Si las cosas aterradoras que se crucen en vuestro camino. Recordad que siempre podéis estar a una llamada de teléfono de una nueva oportunidad!

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Fotos de Fran Russo.

Resultado de la sesión en directo aquí.

P.D. Mil gracias a la organización de BodaF por apostar por mi, a la valiente Olivia por acompañarme en el escenario, y a todos los que estuvieron pendientes de mi en esos angustiosos momentos de antes. Y mil gracias también a todos los que me han escrito después con palabras tan bonitas que hacen, todavía más, que todo esto haya valido la pena!

Puedes seguir de cerca el trabajo del día a día en Facebook o Instagram ♥♥♥