Con las vacaciones a la vuelta de la esquina surgen miles de tareas que necesitamos hacer antes de cerrar las puertas reales, o virtuales, de nuestro chiringuito.

Una de las tareas imprescindibles es programar una respuesta automática para nuestro correo para asegurarnos de que nuestro negocio no se quede desatendido. Aunque automatizado, ese robotito se encargará de informar a nuestros actuales clientes, o nuevos clientes potenciales, de que estamos fuera de la oficina pero les atenderemos nada más estemos de vuelta.

Esto es tan importante desde el punto de vista del cliente, que comprenderá porque no respondemos y esperará pacientemente a que volvamos a contactar cuando volvamos, como desde el nuestro, porque lo último que queremos en nuestros días de descanso es estar constantemente preocupados por no estar respondiendo a los mensajes entrantes, porque admitámoslo, aunque nos lo propongamos una vez más, no vamos a poder evitar mirarlos de vez en cuando.

Bien, una vez entendido que no nos podemos ir de la oficina sin dejarlo todo bien atado, vamos a ver cómo escribir ese email automático.

Lo primero es pensar en el efecto que queremos causar en la persona que lo recibe. Podemos escribir un simple mensaje informativo indicando el motivo de nuestra ausencia y los días en los que estaremos fuera, o bien podemos darle algo más de personalidad.

Para mi la respuesta es personalidad, siempre. Para ello, debemos tener en cuenta cuál es lenguaje comunicativo de tu empresa para ser coherente a él. Recordemos que nuestra empresa tiene su propio carácter y se debe reflejar en toda comunicación.

En esta ocasión, al tratarse de las vacaciones de verano, algo que es comprensible por todo el mundo, podemos permitirnos la licencia de introducir un poco de humor en el mensaje. Ojo! No queremos parecer prepotentes ni causar la envidia de nadie! Un mensaje simple y divertido que cause una sonrisa en tu cliente es la mejor combinación.

Esta es mi opción para este año:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hola!

Ahora mismo debo estar en una isla remota con una piña colada en mis manos.

Estaré fuera del 1 al 31 de Agosto. Me pondré en contacto contigo tan pronto esté de vuelta!

Felices vacaciones!

Alba.
 

También podemos añadir esta línea al final del mensaje si hemos dejado a alguien al timón del barco:

P.D. Si el asunto es de vida o muerte, puedes escribir a info@albasoler.es.
 

¿Qué os parece?

¿Acostumbráis a dejar programadas las respuestas automáticas?

¿Cómo son las vuestras?
 

Si estás interesado en la parte técnica de este asunto, es decir, cómo hacer que se envíe este email cuando la gente contacte contigo, estate atento, ya que aparecerá dentro de unos días. O para mayor comodidad, puedes suscribirte a la newsletter y así no te lo pierdes seguro!
 
[wysija_form id=”1″]
 
Photo1. Photo 2.