No me puedo creer que haya podido guardarme el secreto durante tanto tiempo, pero sí, lo he conseguido, y hoy por fin puedo quitarme la mordaza y gritarlo a los cuatro vientos!